Cuando se piensa en la naturaleza y su equilibrio, posiblemente lo primero que se nos viene a la mente es el adecuado empleo de los sistemas de iluminación en el momento en el que procedemos a contratar alta luz pero llevar una vida natural va más allá de eso, pues en ella se encuentran inmersos diversos elementos ecológicos, por lo que debemos conocer sus  características, ventajas y certificación. 

Al hablar de agricultura ecológica, biológica u orgánica, nos estamos refiriendo a un sistema de producción de alimentos, que se enfoca en mantener y mejorar la salud de los humanos, pero también la fertilidad natural que se debe mantener en la tierra, dentro de los ecosistemas y por ende, las personas. Este tipo de agricultura esta basada fundamentalmente dentro de los procesos ecológicos, la biodiversidad y los ciclos que se han adaptado a las diversas condiciones locales, sin que hayan sido utilizados medios externos que conlleven a efectos contaminantes. 

Para alcanzar tal fin, se han puesto en práctica diversas técnicas de producción agraria ecológica que dejan a un lado el empleo de fertilizantes químicos, pesticidas, organismos genéticamente modificados o transgénicos, pero además, todo tipo de producto que sea desarrollado a partir de síntesis, es decir, no naturales. La agricultura ecológica se encarga de combinar la tradición, innovación y ciencia con el objetivo de favorecer el medio ambiente que los seres humanos compartimos, pero también hace una promoción de las relaciones que son justas y conllevan a una buena calidad de vida para todos aquellos que participan en ella.

¿Quienes son los consumidores de los productos ecológicos?

En la actualidad nos encontramos en la posibilidad de saber mucho más sobre el perfil de quienes son consumidores de alimentos ecológicos al menos en España, y ello es debido a un estudio que ha sido elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente. En dicho estudio se puede constatar el valor creciente que aporta la alimentación ecológica, por lo que a partir de ello se pueden dibujar las principales características que poseen las personas que se preocupan por consumir eco. A continuación se enumeran algunas: 

  • Existe una mayor proporción de mujeres, jóvenes o de mediana edad, Pero además con una prevalencia en el Noreste de España y en las grandes urbes.
  • Los consumidores cuentan con un nivel de formación superior a la media y además existe un mayor peso de población que se encuentra ocupada. Cuentan con hijos menores de 12 años que también están relacionados con el consumo de ecológicos.
  • Suelen preferir el consumo productos que se producen cercanos a su entorno, lo que hace  que muchos de ellos no se enfoquen en buscar “marcas” en los productos ecológicos. Se trata de consumidores que están bien informados, que constantemente leen las etiquetas de los productos que adquieren por lo que saben identificar un auténtico producto ecológico.
  • Cuentan con una frecuencia media en cuanto al consumo de productos ecológicos de 2 veces por semana, donde los vegetales y las fruta suelen ser los productos ecológicos más consumidos.