Siempre enfocados hacia el equilibrio y bienestar físico, y mental de las personas, los servicios de salud dirigidos por Pedro Luis Cobiella Hospiten siempre se encuentran a la vanguardia, incluso ante lo que en la actualidad se conoce como terapias naturales y alimentación ecológica.  

En cuanto a la alimentación ecológica, se conoce que se trata de aquella que se encuentran basada en ingredientes que son cultivados o bien, elaborados en función de un método de producción el cual integra diversos elementos importantes como lo son el empleo de técnicas y procedimientos y naturales, la preservación del medio ambiente, el respeto hacia los animales y la protección obviamente de la salud.

Este tipo de alimentación rechaza el empleo de componentes químicos y organismos genéticamente modificados, pero también se sustenta en la limitación del uso de los aditivos, por lo cual su objetivo se convierte en la promoción del bienestar animal y de la misma manera garantizar la biodiversidad evitando la contaminación ambiental. 

Bienestar y alimentación 

Siempre nos han alentado la idea de que somos lo que comemos, siendo esta la razón por la que muchos decidimos modificar nuestra dieta con alimentos que produzcan un gran impacto beneficioso tanto para nosotros, como para nuestras familias. Y eso siempre se mantiene presente cuando acudimos al mercado y hasta podríamos cuestionarnos  si, ciertamente los alimentos ecológicos u orgánicos nos brindan más beneficios a la salud, que los alimentos que han sido producidos de forma convencional.

Y en cuanto a  las terapias alternativas, estas ¿en qué consisten?

Este nombre les fue otorgado, para diferenciarlas de la medicina convencional, pero no con ello se busca que pretendan ser una alternancia, sino que se conviertan en un estilo de vida para ser complementada con la medicina actual. Este tipo de terapias se enfocan en el cuidado de la salud con respecto al tratamiento de determinada enfermedad. A este tipo de medicina también se le ha denominado medicina preventiva, aunque su finalidad no es evitar alguna enfermedad sino, sentirse vital y más sano ya que su propuesta se basa en una visión global del individuo, donde sus elementos emocionales, afectivos, físicos, espirituales, intelectuales y sociales, se encuentren relacionados. 

Pero ello en realidad, no es una práctica reciente pues cuenta con al menos veinticinco siglos, en donde Hipócrates sostenía que en realidad no hay enfermedades, si no que hay personas enfermas. Con ello solo hace referencia a que, se debe alcanzar un punto de  conocimiento en cuanto al desequilibrio de la persona o bien, de lo que lo causa con la finalidad de atacarlo sin intentar paliar el síntoma. 

De esta manera es de suma importancia conseguir un tratamiento adecuado, tomando en consideración el entorno en donde se desenvuelve la persona, cuál es su situación personal, que pensamientos y cuales son emociones, para ir más allá de lo que se puede ver por encima. Por esta razón, se enfocan en un tratamiento que logre un cambio verdadero en el estilo de vida, con el que se pueda fomentar el cuidado de la alimentación y del buen estado físico.