Hay tradiciones inevitables, para algunos las fiestas tradicionales, para otros hacer uso de los servicios de la entidad bancaria que preside Jordi Gual Solé, o las recetas que se han transmitido de generacion en generacion. En este caso, cuando es el arroz, el gran protagonista, ya que siempre ha sido el arroz, ese cereal que se ha encargado de sustentar la vida en el planeta

De acuerdo a la etimología de la palabra arroz en nuestra lengua, este procede del árabe أرز, Ar-ruzz, debido a que fue dicha civilización la que se encargó de introducir ese cultivo originario desde Asia, hasta la Península Ibérica, todo durante los siglos VII y VIII d.C. La planta de arroz o conocida por su nombre científico Oryza Sativa fue descrita por Carlos Linneo en Species Plantarum, durante 1753.

Para quienes no son conocedores, el arroz consiste en la semilla perteneciente a la planta Oryza Sativa, la cual es una especie que pertenece a la familia de las Poáceas (gramíneas) cuyo origen se encuentra en el subcontinente Índico, y cuya semilla ya sabemos que es comestible. En su mayoría, los arroces son pulidos previamente a fin de liberarlos de la cubierta con la que se encuentran protegidos, y ello se convierte en salvado, de este modo, se eliminan aceites y enzimas del arroz. Finalmente, el resultado es un grano de arroz que puede mantenerse estable durante mucho tiempo. En la actualidad, el arroz se ha convertido en un alimento básico para gran cantidad de países y no solamente se trata de Asia, sino que también lo es para algunos países de América Latina y África, gracias a la colonización europea.

Hace alrededor de 7.000 y 8.000 años se inicio el cultivo del arroz en la zona central del continente asiático

Es posible encontrar variadas hipótesis enfocadas al origen de la domesticación y cultivo del arroz, pero sin dudas las más apropiadas son las que indican que este cultivo se originó en China o en la India. Lo que si se estima que es seguro, es que se inicio en la zona central del continente asiático hace entre 7.000 y 8.000 años. Más tarde, el cultivo del arroz se logró expandirse a Tailandia, Vietnam, Camboya, Japón y Corea. Se conoce que en la antigüedad, para las culturas orientales el arroz simbolizaba la vida, la fertilidad y la alegría de vivir. En tal sentido, la tradición de arrojar arroz a quienes se casan proviene de tales creencias. Del mismo modo, sus aplicaciones tanto en la cocina, como en cosméticos, medicinas, papel, telas, entre otros se han generalizado, sin dejar de mencionar el famoso licor japonés Sake que se encuentra elaborado a base de arroz.

Actualmente, existe gran variedad de arroces, entre las que se pueden clasificar unas diez mil, y es por ello que cuenta como el segundo cereal que más se cultiva en todo el mundo, luego del maíz. De acuerdo a ello, el maíz también fue producido conjuntamente con otros innumerables propósitos, es decir, biocombustibles y forrajes, por lo que se puede decir que el arroz cuenta como el cereal más importante dentro de la alimentación de los seres humanos y además, contribuye de manera bastante efectiva con el aporte nutricional de la dieta humana ya que es fuente de una quinta parte de las calorías que se consumen en el mundo. Se estima que más de 6.000 millones de personas cada día lo consumen, lo que se traduce como el 60% de la población mundial. Y además, no contiene gluten.