En 1844, un grupo de artesanos y trabajadores abrió una tienda en la localidad inglesa de Rochdale, cuyos principios son la base para el movimiento cooperativista mundial.

LAURA TEJADO

Los periodos de prosperidad y de crisis siguen un patrón cíclico. Las épocas que coinciden con la parte baja de la curva, más que brindar oportunidades, suelen ir acompañadas de desempleo, hambre, violencia y desigualdad social. Ante esta situación, hay muchas posibles respuestas. Por ejemplo, fundar una cooperativa, como ha ocurrido en la más reciente crisis económica. Ésa fue la decisión que tomaron 28 hombres –ninguna mujer– en 1844 en Rochdale, al norte de Inglaterra, una de las primeras localidades británicas en verse totalmente transformada por la Revolución Industrial. Esta época se conoce en la historia inglesa como “los hambrientos cuarenta”. La mecanización de las fábricas empujaba a multitud de trabajadores al paro. Ante la extrema necesidad de la gente, muchos tenderos avariciosos vendían productos adulterados y de baja calidad a precios desorbitados.
los pioneros de Rochdale
Los conocidos como 28 pioneros de Rochdale eran un grupo de trabajadores y pequeños artesanos que tenían un objetivo: poner a disposición de la comunidad alimentos de calidad y asequibles, sin engañar en el peso. Para ello, ahorraron durante meses y, con un capital inicial de 28 libras, la Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale abrió su primera tienda en un antiguo almacén de lana en el número 31 de Toad Lane, el 21 de diciembre de 1844. Al principio solo vendían mantequilla, harina, azúcar y velas, pero pronto lograron ampliar la oferta de productos de calidad a precios justos.

Rochdale 1Rochdale no fue la primera experiencia de cooperación entre trabajadores o ciudadanos con un interés común, pero es considerada como el momento fundador del movimiento cooperativista en Reino Unido, desde donde se extendió al resto del mundo. Esto se debe a los llamados “Principios de Rochdale“, que han definido la base de las sociedades cooperativas hasta hoy. Consisten en siete puntos: adhesión voluntaria y abierta; gestión democrática por parte de los socios; participación económica de sus miembros; autonomía e independencia; educación, formación e información; cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.

La tienda en Rochdale seguía creciendo y pronto la segunda planta del almacén se convirtió en una sala de lectura y un lugar para dar clases a los trabajadores de la ciudad. Asimismo, inspirados en los 28 pioneros, se abrieron más cooperativas en todo el país. En 1867 nació la primera aseguradora basada en estos principios y dos años más tarde se celebró el primer congreso del movimiento que fundó la Unión Cooperativista. Después apareció la primera revista especializada en este tipo de organizaciones bajo el lema Press power for the people (Poder de prensa para el pueblo) y se creó un banco. En 1883 se fundó la Liga de Mujeres Cooperativistas y en 1895, la Alianza Internacional.

La tradición vive

Rochdale 2A lo largo del siglo XX, Rochdale se unió a otros proyectos. Hoy conforman el actual Co-operative Group, con 3.750 tiendas en Reino Unido. El nombre y la tradición de estos pioneros sigue vivo. En 2012, se estrenó la película The Rochdale Pioneers y la antigua tienda de Toad Lane es hoy un museo sobre la historia del cooperativismo. También se ha recuperado la sala de lectura, donde se imparten clases sobre los valores y la función de las cooperativas.

 

Articulo de Laura Tejado, publicado en La Marea noviembre 2015
www.lamarea.com
Revista de investigación, análisis y cultura editada por la cooperativa Más Publico